Sobre el estrés

Los perros, al igual que los humanos, también pueden sufrir estrés. Éste es una reacción del organismo ante una situación de emergencia  o de mayor intensidad que la que se produciría en circunstancias normales. La frecuencia cardíaca aumenta y el sistema nervioso segrega adrenalina para que los sentidos se agudicen. En principio, esto no es malo, más bien al contrario. Sin embargo, si este estado persiste y se prolonga en el tiempo puede acarrear enfermedades, pues el organismo se desgastará y las defensas bajarán. Asimismo esto puede llevar a que tu perro desarrolle conductas agresivas, miedo e incapacidad para superar un estado emocional inestable.

Perro con estrés

Situaciones que generan estrés en el perro:

  1. Cohetes y petardos. Se trata de uno de los estímulos que generalmente provocan más estrés y ansiedad en nuestros perros. Pueden provocar ataques de pánico en nuestros compañeros, así que hay que estar pendientes. Ellos no saben qué es una pirotecnia, sólo escuchan un estruendo sin causa conocida y se asustan: no saben cómo enfrentarse a ello, ya que el miedo a lo desconocido es una de las mayores fuentes de ansiedad, no sólo para los perros, para nosotros también. La mejor manera de ayudarles a superar esta situación es acostumbrándolos poco a poco a ruidos y sonidos de todo tipo, desde que es cachorro para que el perro aprenda a controlar su miedo. También creando un ambiente de relajación y usando productos naturales de MascotaZen, para ayudarlo a enfrentarse a ella desde una posición de tranquilidad y bienestar. Tenemos que ayudar a nuestro amigo a cambiar su estado de energía.
  2. Separación de su familia. Lo conocemos como ansiedad por separación y en ocasiones es realmente frustrante. A los perros les genera ansiedad el estar separados de sus familiares y compañeros. Depende del perro en qué grado le afecta esta situación. Podemos ayudarle proporcionándole un ambiente en casa relajado. Para situaciones extremas hay que acudir a un especialista, un veterinario y en ocasiones a un etólogo para que evalúe el comportamiento del animal y pueda estudiar cómo ayudarle.
  3. Viajes en coche, barco, avión o tren. Si lo relacionan con situaciones de mareo, visitas no muy agradables y experiencias negativas tenemos un caldo de cultivo perfecto para generar situaciones de ansiedad y estrés. Lo que tenemos que ser conscientes que en todo momento tenemos que enfrentar estas situaciones con la mayor tranquilidad que podamos.
  4. Ambiente de la casa. Si en la casa se respira un ambiente de nerviosismo, peleas, gritos, gente que entra y sale constantemente, etc. esto generará una tensión ambiental que influirá en cómo el perro se enfrenta a las situaciones de estrés. Como decíamos anteriormente, si se muestra serenidad, los perros aprenden de ello.

Nuestros productos más vendidos