instagraminstagram
FacebooktwitterredditlinkedinmailFacebooktwitterredditlinkedinmail

Como ya sabéis, los gatos tienden a esconder sus excrementos para no delatarse ante posibles presas o depredadores. Y es un placer y un descanso que sea así, ya que no les cuesta nada acostumbrarse a utilizar los areneros, donde hacen sus deposiciones y los ocultan de la vista y el olfato.

Hoy en día hay muchas opciones, así que es posible que si vas a tener tu primer gato o si quieres cambiar de arenero, te estés preguntando por cuál decantarte. A continuación te vamos a dar algunas ideas para que te decidas:

  • Procura NO tener 1 arenero para 20 gatos! Intenta que sea 1 por cada gato o 1 para dos como mucho. Aunque eso depende en gran manera de la frecuencia de la limpieza.
  • El tamaño SÍ importa. No es lo mismo tener un Maine Coon que un Balinés, así que el arenero que adquieras debe tener el tamaño adecuado para que tu gato se sienta cómodo.
  • Detalles: ¿Abierto o cerrado? ¿Con borde alto o bajo? ¿Con tapa o sin tapa? ¿Con entrada frontal o superior? Pues depende de tus necesidades y la de tus gatos. Si lo compras cerrado para protegerte de los olores ten cuidado que tu gato no es inmune a ellos y deberás tenerlo limpio constantemente, cosa que por otro lado deberías hacer sea como sea el arenero. Los areneros cerrados le dan intimidad a tu gato, algo muy valorado por alguno de ellos, especialmente si tienes otros animales en casa.
  • Formas y colores. Pues eso, encontrarás areneros de todas las formas y colores. Al gusto, pero siempre piensa en que se adapte a tu casa, a tu gato y que la estética no predomine sobre la higiene o las necesidades de tu gato.
  • Hay también areneros automáticos, que se autolavan,  algunos necesitan conexión con toma de agua ya que prácticamente funcionan como un inodoro. Otros rotan como si fueran un bombo y recogen las deposiciones en una rejilla, éstos necesitan arena aglomerante. Son más caras y no para todo el mundo, pero tú decides. También hay areneros desechables, abiertos con tres bandejas, una de ellas es una rejilla y al colocar las tres una encima de otra, hacen muy fácil la recolección de deshechos. Y por supuesto te los puedes hacer tú mismo con una simple caja de cartón y arena aglomerante, aunque en este caso, recomendamos que pongas un plástico resistente en la base para evitar fugas.
  • ¿Con entrada frontal o superior? Estamos acostumbrados a ver los de entrada frontal pero éstos tienen una desventaja y es que los gatos arrastran siempre algo de arena en las patas que acaba por toda la casa. Con los de entrada superior este problema se reduce considerablemente. Y si además tienes perros en casa, este tipo de areneros dificulta que los perros puedan acceder a las heces de los felinos.
  • A propósito de arenas, también encontrarás muchos tipos: absorbentes, aglomerantes, aromatizadas, de sílice, de bentonita, biodegradables… y además las tienes combinadas entre sí, biodegradable aromatizada, aglomerante con aroma de talco… y un largo etcétera. Como todo tendrás que probar unas y otras para decidir cuál es la que más os gusta a tí y a tu gatito. Mejor dicho, para que tu gato decida cuál quiere que le compres y por supuesto lo mismo pasará con el arenero. Suerte y que aciertes a la primera!!
  • Recientemente hemos visto cómo cada vez más propietarios de gatos reemplazan la arena por pellets, de madera prensada, ecológica. Lo encontrarás en cualquier tienda de bricolaje, con un precio entre 3.5 y 5 euros los 15 kg.  Además debes asegurarte de que el producto es certificado ya que eso quiere decir que es 100% madera y no contiene cola, papel ni cualquier otro producto que de mal olor. Los que usan pellets dicen que da menos olor, es más barato y fácil de limpiar.

¿Y tú qué experiencia tienes con los areneros para tus gatos? ¿Algún consejo para los más novatos o los que tengan problemas?

Entradas relacionadas

error: Content is protected !!