instagraminstagram
FacebooktwitterredditlinkedinmailFacebooktwitterredditlinkedinmail

Introducción a la agresividad en los perros

Quizás sea por la gran demanda de cachorros que se ha dado en los últimos años. O por la moda, la compra masiva, el mal control, la separación indiscriminada de la madre a edades tempranas… o lo que es más importante: por la falta de conocimiento de los propietarios. Pero lo cierto es que en los últimos años se habla cada vez más de perros agresivos. Y aunque para el que no ha vivido la experiencia no es algo preocupante, para quien comparte la vida con un perro y vive esta situación es alarmante cuanto menos.

Hay que entender que la agresividad en la naturaleza juega un papel fundamental. Este papel es la supervivencia, la provisión de alimentos, la procreación, el territorio. Este papel está muy arraigado en todas las especies vivas, y por supuesto también en nuestros perros. Podemos encontrarnos con perros que enseñan los dientes, que gruñen o incluso que intentan morder… o  atacan personas u otros animales. Lo importante llegado a este punto es comprender el porqué ocurre esto. Nuestros perros viven con nosotros, con nuestras familias, forman parte de ellas. Hay que ser consciente de que no entenderlos, ni saber cuándo apoyarlos de la forma adecuada, puede tener consecuencias. Convivir con perros agresivos es un riesgo que hay que afrontar desde la lógica: si no sabes cómo ayudarle, busca ayuda.

Comprendiendo la agresividad en perros

En este artículo iremos desvelando las causas de la agresividad en los perros

En este artículo te explicaremos porqué hay muchos mal llamados “perros agresivos”, cuáles son las señales a las que hay que estar atentos y las causas que pueden desencadenar esta agresividad. Además os ofreceremos pautas y consejos para poder enfrentaros a esta situación.

Signos y señales del perro agresivo

En realidad la mayoría de las señales que identificamos como agresivas no lo son. Los perros son animales jerárquicos y es normal escucharlos gruñir para acaparar su cuenco de comida o para que no le toquen su juguete favorito, por ejemplo. Tampoco es agresivo un perro que ladre a un extraño que llama a casa o que pasea cerca de su compañero humano. Será una situación incómoda y querremos estrangularlo en más de una ocasión a lo “Homer Simpson”, pero no tenemos porqué meterle en el saco de “perros agresivos”.

De todas maneras sí que hay signos que hay que tener en cuenta cuando convivimos con un perro. Por ejemplo, se evalúan situaciones como las que siguen:

  • Bañar, asear, cepillar o duchar al perro.
  • Reñirle o castigarle.
  • Intentar inmovilizarlo.
  • Acercarnos a él mientras come.
  • Moverlo de su cama o lugar de sueño.
  • Mirarlo fíjamente.
  • Intentar ponerle el bozal o la correa.

Si en las anteriores situaciones el cachorro o adulto presenta agresividad, hay que buscar el modo de corregir la situación y, de no poder hacerlo o la situación se ha vuelto problemática, pedir ayuda a un profesional. Es en ese primer momento cuando es fundamental actuar e intentar corregir por todos los medios esa conducta no deseada, ya que esa agresividad incipiente puede transformarse en una conducta mucho más complicada de gestionar. Más adelante os daremos consejos prácticos para estas situaciones.

7 señales del lenguaje canino que anticipan un ataque según Turid

Según la especialista en comportamiento canino Turid Rugaas, hay siete signos básicos de estrés observables que te pueden ayudar a identificar y por tanto anticipar si un perro va a morder. Turid Rugaas es mundialmente conocida por sus libros sobre adiestramiento en positivo. También es pionera en la forma de entender a los perros y saber interpretar su particular lenguaje. Su libro “Las señales de la calma” se ha convertido en todo un referente a nivel mundial. Tampoco podemos dejar de recomendar sus otros libros de adiestramiento, que son verdaderas joyas.

Generalmente cuando un perro muerde lo hace para protegerse o proteger a su familia de un ataque, un peligro o una amenaza. También puede atacar y morder para proteger su comida o su territorio.

Perros agresivos

Atención a las señales

Pasos en orden ascendente de Turid Rugaas:

  • Desplazamiento: rascarse u olfatear el suelo
  • Señales de calma: bostezar, lamerse los labios, mirar hacia otro lado, volverse hacia otro lado, moverse lentamente.
  • Signos de estrés: pupilas dilatadas, jadeos, sacudida del cuerpo para liberar estrés y adrenalina, sudor en almohadillas, temblores, se le eriza el pelo del lomo, etc… Dice la autora que si las posibles amenazas no desaparecen con las anteriores señales, la tensión aumenta y el perro se prepara bien para huir o para atacar.
  • Focalización: el perro comienza a prepararse para el ataque. Cierra la boca y se mantiene inmóvil enfocado en su amenaza.
  • Pre-ataque: el perro gruñe y enseña los dientes.
  • Embestida: sale corriendo hacia su objetivo para atacarle.
  • Mordida: el propio nombre lo dice todo.

Tipos de agresividad

Podemos dividirlos en los siguientes grupos:

  • Agresividad ofensiva: cuando el animal, sin provocación previa, actúa intencionadamente contra otro, sea animal o persona. Puede ser para ganar algún recurso, posesión de territorio u objeto.
  • Agresividad defensiva: cuando el perro actúa frente a una amenaza externa.

Causas de la agresividad

Las causas por las que un perro se vuelve agresivo pueden ser muy diversas. En realidad casi todo tiene que ver con la educación y la experiencia vital del perro, porque aunque haya un porcentaje mínimo atribuible a la herencia genética, esta es sólo una muy pequeña parte. De todas maneras a continuación indagamos un poco en las causas de la agresividad en los perros.

Socialización

En el carácter de nuestro perro influyen muchas variables. Una de ellas es cómo se ha socializado: ¿Ha tenido relación con humanos?¿Con perros o gatos?¿Cual ha sido su experiencia? Toda esta experiencia temprana influye en su manera de ver el mundo y relacionarse con él. Por ejemplo muchos casos de agresividad por miedo se debe a una falta de contacto con personas durante esta etapa temprana. En muchos perros agresivos el detonante inicial ha sido una mala o escasa socialización. Una experiencia dolorosa en estas edades, asociadas a un ser humano, por ejemplo, puede desembocar en comportamientos agresivos más adelante.

La socialización es el proceso por el cual un perro aprende a relacionarse con otros animales y humanos. A través de ella el perro aprende a llevarse bien con otros animales y diferenciar cachorros de adultos.

Disciplina

Pegar a un perroUna férrea disciplina en su familia humana puede desarrollar distintas patologías en la conducta de un perro. Muchos perros agresivos lo son por unos propietarios que les han “educado” desde la autoridad y la imposición. Una educación que nace de la “mano dura”, sin respeto y desde el abuso de poder no hace sino atraer problemas en el futuro. Los cachetes nunca ha sido una buena solución. El perro puede volverse contra la tiranía, o volverse un tirano. En todo castigo físico hay violencia psicológica. Además, estos castigos físicos no sólo no frenan la agresividad, sino que suelen acrecentar el miedo del perro y con él, sus reacciones de defensa violentas.

 

En todo castigo hay violencia psicológica

Protección de recursos

La protección de recursos también se asocia a la posesión. El perro lo que quiere es defender sus recursos sobre todo lo demás. El miedo a que se lo quiten hace que aumente su estrés. Este miedo a la carencia, a la falta de algo, está en muchos casos relacionados con el destete prematuro o bien con traumas del pasado (abandono, cambios de dueño…). De esta maneara, cuando tengamos más de un perro, es bueno evitar las situaciones competitivas para evitar que surjan conflictos entre los perros.

Trabajar en perros agresivos que han llegado a este estado por esta causa es difícil, pero no imposible. Hace falta mucho refuerzo positivo, tener un profesional a nuestro lado y usar todos los recursos a nuestro alcance: aromaterapia, terapias florales, reiki, acupuntura, masajes, mejorar su entorno, etc…

Perro agresivo por territorialidad

Defensa territorial

Como seguramente ya sabrás, los perros tienen un fuerte instinto territorial. Sobre todos aquellos que no están castrados y que además tienen otros problemas o tienen miedo. Cuando se da este caso con perros agresivos, es muy complicado tratarlo y dependerá de cada perro en particular. En todo caso es el etólogo o el educador canino, con paciencia y refuerzo positivo, el que puede conseguir que el perro pueda volver a la normalidad.

 

 

Entre el año y los tres años de edad, un perro puede desarrollar sentimientos muy fuertes de territorialidad y defender su área de intrusos.

Agresividad por miedo

Karen Pryor, etóloga animal, explica que no es fácil identificar el miedo en el can y sus posibles consecuencias. “Un perro que echa las orejas hacia atrás y abre mucho los ojos mirando hacia arriba, está diciendo con su cuerpo algo como: ni se te ocurra acercarte, como te aproximes tendré que defenderme. Y es probable que muerda a quien tiene delante” añade la etóloga.

Esta causa puede estar relacionadas con otras, como el que no haya sido socializado correctamente, que haya sido maltratado o incluso que haya sido sparring en peleas de perros, por ejemplo.

El sparring consiste en usar a perros para entrenar a otros. Primero se hacen con el perro que quieren entrenar para peleas. Luego lo someten a privaciones, palizas, tormento y todo lo inimaginable para que el animal se quiebre, momento en el que el único consuelo que recibirá será cuando ataque a un animal: su destino entonces estará sellado. (artículo en Trucomascota)
Peleas de perros

Desgraciadamente las peleas de perros no sólo siguen existiendo, sino que proliferan.

Si has adoptado a un perro y tiene miedo, hay que intentar que todo a su alrededor sea comodidad y tranquilidad. Hay que intentar que no aumente su nivel de estrés e intentaremos no obligarlo a hacer cosas que vemos que le son incómodas.

Saber más
En nuestro artículo Cómo lograr que un perro con estrés vuelva a la calma encontrarás  más información acerca del estrés.

Enfermedad

El dolor físico aumenta el estrés de forma considerable. Esto puede ocasionar cambios en su comportamiento. El dolor físico puede convertir a perros dóciles en perros agresivos. Hay enfermedades como la epilepsia, hidrocefalia o algunas del sistema endocrino que pueden provocar que un perro tenga conductas violentas.

En cualquier caso, ante la duda, lo mejor es siempre ir a un veterinario para determinar si tiene alguna enfermedad o no.

Cómo solucionar ese comportamiento en perros agresivos

Pautas de carácter general

  • Usar siempre el refuerzo positivo. La violencia y el mal ambiente en la casa no sólo no ayudan, sino que elevan el nivel de estrés y ansiedad en el perro.
  • Usa la negociación. Si el perro quiere a toda costa su zapatilla y te ruge cuando intentas quitársela, cámbiasela por un premio que le resulte más atractivo. Que genere nuevas asociaciones y relaciones con el mundo que le rodea. En una  palabra: negocia.
  • Cuidado con los juegos. Hay juegos que pueden hacerle mucho bien, pero también hay juegos que pueden sacar actitudes agresivas y de dominancia (como los juegos de tira y afloja, o de presa). Muchos perros agresivos tienen estas conductas violentas porque han sido alentados de pequeños en juegos competitivos que aumentaron su índice de dominancia y luego estas actitudes no se corrigieron.
Negociar con tu perro

Aprende a negociar con tu perro: él te lo agradecerá y tu serás más feliz.

Consejos prácticos

No hay que ser más papistas que el papa. Si tu perro no pasa más allá de dar un par de ladridos a un extraño que llama a la puerta, esto lo puedes corregir poco a poco tú mismo. Juega con él, dale premios, trabaja en positivo pero imponiendo tú las reglas. No cedas a exigencias o chantajes (que no te manipule con su triste mirada). Ignora los comportamientos no deseados, pero negocia con el perro. Dale la vuelta a la tortilla. Para ello necesitarás conocerlo bien: sus necesidades, lo que más le gusta, lo que le incomoda. Usa toda esta información a tu favor y aprovéchala. Le harás un enorme favor a él y enriquecerás vuestra relación.

Te aconsejamos las siguientes lecturas:

Una lista de consejos para evitar comportamientos agresivos

  • Evita el juego duro.
  • Acaricia a tu perro, pero no si te lo exige.
  • No molestes a tu perro mientras come o descansa. Imagina que te lo hacen a ti…
  • Nada de castigos, ni físicos ni verbales.
  • Dedicar cada día 10 minutos a ejercicios de obediencia y entrenamiento con correa.
  • Salir con el perro y dar largos paseos, preferentemente a diario.
  • Baja su nivel de energía practicando actividades físicas. Si no puedes practica juegos de olfato o inteligencia. Eso les cansa lo mismo o más que el ejercicio físico, aunque recuerda que no lo sustituye.
  • Si tu perro muestra comportamientos agresivos, sigue los consejos que te hemos dado a lo largo de todo el artículo. Si es necesario, ponte en contacto con un buen educador canino o un etólogo.
  • Ten siempre presente que la agresividad en un perro es un comportamiento complejo y que cada caso es único.
  • Educar al perro desde cachorro es fundamental. Con cariño y normas de convivencia el animal se educará feliz y sano emocional y mentalmente.

Tratamientos para perros agresivos

Generalmente se inician por parte de los expertos en comportamiento animal. Suelen estar dirigidos hacia la causa o causas que generaron el comportamiento no deseado y se apoyan en distintos métodos. Por ejemplo, no es lo mismo tratar a un perro cuya agresividad viene determinada por la dominancia a otro que es agresivo porque lo han maltratado de cachorro y tiene miedo.

Sin embargo sí que hay factores comunes que podemos establecer como fundamentales a la hora de trabajar con ellos. Factores como la ansiedad o el estrés son muy importantes porque pueden dificultar cada una de las medidas que se inicien por parte del especialista. En Europa muchos educadores caninos están usando desde hace tiempo la Aromaterapia y las Flores de Bach con perros agresivos como apoyo a su metodología con excelentes resultados.

La etología es la rama de la biología y de la psicología experimental que estudia el comportamiento de los animales en sus medios naturales. Los objetivos de los etólogos son el estudio de la conducta, instinto y de las relaciones con el medio, así como el descubrimiento de las pautas que guían la actividad innata o aprendida de las diferentes especies animales. Fuente: Wikipedia.

La castración

¿Resuelve algo la castración del perro? Pues según la mayoría de los estudios no mucho. Al disminuir la testosterona, la agresividad del macho sobre otros machos se ve reducida hasta la mitad. Pero no influye casi nada en otros tipos de agresividad. Así pues, antes de llevarle al quirófano por este motivo, es mejor dejarse asesorar por expertos en la materia.

La esterilización frena el instinto sexual de los perros, pero no resuelve de un plumazo todas las conductas agresivas en el perro.

Conclusiones

Como hemos explicado, los perros agresivos lo son por alguna razón. Hemos visto algunas de las causas de esa agresividad, pero no todas. Hay muchos estudios y mucha literatura al respecto. Si estáis viviendo esta situación en casa y no sabéis qué hacer, podéis contactar con nosotros y nuestro equipo de expertos os aconsejará lo más apropiado en vuestro caso concreto. También os invitamos a que dejéis vuestros comentarios saber qué opináis del tema. Contadnos vuestras experiencias.

Te puede interesar de nuestra tienda
Remedio agreter

Remedio agreter para perros con agresividad por territorialidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Descubre Bio Hiperactividad Extend Plus, con aceite esencial de valeriana.

Entradas relacionadas